Viajando con Garci

Edimburgo, amor a primera vista

Edimburgo es una ciudad llena de posibilidades y no podía quedarme sin escribir un post dedicada a ella.

Estuve en Edimburgo un total de 10 días de los 20 días que estuve en Escocia. Vamos, la mitad del viaje.

En un principio sólo me iba a quedar los 7 primeros, pero me enamoré tanto de la ciudad que quise acabar mis últimos días de viaje allí.

Primeras sensaciones en Edimburgo

Llegué a Edimburgo con un vuelo Ryanair de 19,99€ desde Valencia. Vamos, ¡una ganga!

No hacía frío, fue fácil encontrar el bus y encima el conductor de autobús era simpático. Vamos bien.

La ciudad es encantadora y te embelesará desde el primer momento.

¿Sabías que el animal de Escocia es el unicornio?

Justo llegué en un día dónde se disputaba un importante partido de rugby (Six Nations Rugby) Escocia vs Irlanda. Total, había un ambientado por toda la ciudad. La gente ya bebía desde la mañana y muchos de ellos iban vestidos con el «kilt» (falda escocesa para nosotros, pero no les gusta llamarla así). Dicen que sólo es falda si llevasen ropa interior, y ellos no la llevan. 

La verdad que todo me resulto bastante fácil y el viaje empezó con muy buen sabor de boca.

La vida en la ciudad

Entre el desayuno y la comida hacen el «lunch» que consiste en comer un snack. El horario de la comida se sirve de 12h a 14h. Esta comida no es copiosa y suele ser una sopa, sandwich o ensalada. 

La hora de la cena es sobre las 18h y la cogen con muchas ganas. De hecho es la comida más importante del día.

Después de la cena lo único que puedes hacer es meterte en un pub a beber, ya que la mayoría de las tiendas cierran sobre esa hora.

Los pubs en Edimburgo son una autentica pasada. En todos los que entré, y no fueron pocos, se respiraba un ambiente brutal y en muchos de ellos había música en directo.

Las pintas de cerveza rondan las 4-5 libras, pero con el carnet de estudiante te hacen descuento. Una cerveza escocesa barata es la Tennent’s. Rubia y suave.

Al ser una ciudad universitaria, cualquier día es bueno par salir a los pubs. Eso sí, sobre las 3h de la mañana cierran. Un pub barato y chulo para ir «Wetherspoon», hay varios por la ciudad.

La gente anda contenta por la calle. Puedes ver todo tipo de estilos sin ningún miramiento por parte de los demás. No son tan estirados como la gente del sur de Reino Unido y si te pegan un codazo, tranqui, se van a girar a pedirte perdón. 

Los fines de semana tienen varios mercados de comida tradicional como el de Grassmarket los sábados o el de Stockbridge los domingos.

Otra de las cosas que me impresionó, fue como se mantenía la cultura de handmade o artesanía en los negocios. Por todo el centro puedes encontrarte tiendecitas que se dedican a vender productos creados artesanalmente.

La comida en Edimburgo

La verdad es que la gastronomía escocesa no es para tirar cohetes. De hecho está toda la ciudad llena de comida rápida procedente de otros países.

Aun así, puedes disfrutar de los haggis, fish and chips, el típico desayuno escocés (muy parecido al inglés), scotch broth, black pudding, scotch egg o su famoso whisky (para los amantes, el museo del whisky)

No te quiero aburrir contándote que es cada cosa, puedes mirarlo si te interesa aquí.

Transporte público

La red de transportes públicos funciona muy bien en Escocia. Los buses son puntuales, modernos (algunos con wifi) y tienen cantidad de horarios.

Un viaje cuesta 1’70 libras y debes pagar el precio exacto. Es decir, no te van a devolver si te pasas.

Yo utilicé dos apps me hicieron la vida más fácil.

Transporte en Edimburgo. Indicas tu punto de salida y tu destino y, automáticamente, se genera la ruta y el bus que tienes que coger. Además, también te indican a qué hora llega el bus.

*Importante: Al buscar una ubicación en Escocia, aparece un código al final de la descripción de la calle. Utiliza ese código para indicar la dirección en la app. Suele funcionar mejor y es más exacto.

M-ticketsSirve para comprar los tickets del bus online. Introduces tu tarjeta y vas comprando los tickets de bus que necesites. Luego sólo tienes que enseñárselo al autobuses y ¡listo! Es una forma fácil de no tener que estar buscando las moneditas y no pasarte de cantidad.

Si tu intención es salir de la ciudad, mira como ahorré dinero durante mis 20 días en Escocia.

Clases de inglés gratis

Me ha sorprendido la amabilidad de los escoceses para recibir extranjeros. Una de esas evidencias, era que ofrecían todos los días clases de ingles gratuitas y actividades para cualquier persona recién llegada. No importaba si vivías ahí o simplemente estabas de vacaciones. Además, también te ayudaban a integrarte en la ciudad con actividades y ayuda para encontrar trabajo.

Es muy buena idea si quieres conocer a gente de otros países.

Para disfrutar de estas clases, sólo tienes que registrarte, mirar el horario de las clases que te interesen y acudir directamente. Ah! También te ayudan con tu curriculum si tu intención es buscar trabajo.

A parte de estas clases de inglés, yo busqué tandems para tener conversaciones más informales en inglés. Los suelo encontrar en la web meetup o en grupos de Facebook.

Qué me sorprendió

  • A pesar de estar rodeados de naturaleza había algo que me chocaba. En la cuneta de las carreteras, o en zonas cercanas a la población, estaba lleno de mierda. Papeles, plásticos, botellas, latas… Un montón de basura que no se recoge. No sé si la tiran por la ventana de los coches o qué

Escocia

  • Los pasos de cebra tienen muy poco tiempo para cruzar. O te das prisa o no cruzas, no sé cómo lo harán los abuelitos… Luego descubrí que lo hacían para no colapsar el tráfico
  • Había mucha gente joven vagabunda pidiendo en la calle
  • No suelen tener enchufes en los baños

Los escoceses

Su gente es adorable. Amable, humildes y un poco alocada. No importa que no conozcas bien el idioma, porque ellos van a ser pacientes en entenderte y ayudarte en todo lo que necesites.

No me crucé con ninguna persona que me pusiese mala cara o no me devolviese una sonrisa para tranquilizarme. Hasta el conductor de autobuses paró el autobús para poder explicarme con todos los detalles donde tenía que ir.

Los escoceses son muy irónicos y les encanta hacer bromas. Recuerdo ir a un tandem donde estuve hablando con 3 personas escocesas que rondarían los 50 años. Su amabilidad y su sentido del humor hizo que me enamorase mucho más de esa fantástica ciudad.

Lo que no puedes dejar pasar

  • Comerte una barrita Mars rebozada y frita. Sí, has leído bien. La puedes encontrar en la mayoría de takes away aunque el pionero es el Castle Rock, en Grassmarket
  • Intentar acabarte una lata de Irn-Bru. Es el refresco más vendido en Escocia, más que la Coca Cola. Su sabor es muy dulce
  • Visitar algún cementerio
  • Beberte una pinta de cerveza en algún pub con música en directo
  • Comerte un bocadillo de carne de cerdo deshilachada. En la calle Victoria Street, hay un sitio que se llama Oink que venden unos bocadillos con carne de cerdo y la acompañan con salsa de haggis. No es que sea típico escocés pero está brutal y es una opción bastante barata, menos de 5 libras


Te recomiendo esta ciudad para hacer turismo o incluso si estás pensando pasar una temporada aprendiendo inglés o trabajando. Ofrece muchas facilidades para la gente extranjera y estoy segura que te recibirán con una sonrisa.

¿Quieres añadir más información? ¡Deja un comentario! 🙂

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies