Viajando con Garci

Microcuento 1 – Déjala que fluya

Ayer me pasó algo que hacía tiempo no experimentaba

Empecé a sentir una fuerte energía negativa que se iba apoderando de mí. La dichosa ansiedad

Pensaba que se había ido para siempre

Quise evitarla centrándome en la conversación del momento y analizando cada detalle. Pero no se iba

Estaba nerviosa y no podía controlarla

Hasta que me dejé llevar

 

Me quedé mirando a un punto fijo fuera de lo que había a mi alrededor y dejé de luchar contra ella. Y poco a poco se fue expandiendo por todo mi cuerpo

A pesar de estar dentro de una conversación, sólo escuchaba una música en directo que sonaba de fondo

Y cuando estuve totalmente fuera de allí, empecé a llorar

Pero no era de tristeza, estaba saliendo toda esa energía en forma de lágrimas

 

No tuve vergüenza, a pesar de que la gente empezó a preguntarme si estaba bien

Yo sólo sonreía, sintiendo como me liberaba poco a poco

Hasta que mi mente se calmó

No había venido para quedarse, sólo quería fluir a través de mí 

. . .

3 comentarios en “Microcuento 1 – Déjala que fluya”

  1. ¡Qué bonito lo que cuentas! Nos enseñan a asociar estas sensaciones como algo que debemos paralizar y dejar de lado cuando, en realidad, necesitamos de ellas para aprender a conocernos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies