Ayer me pasó algo que hacía tiempo no experimentaba

Empecé a sentir una fuerte energía negativa que se iba apoderando de mí. La dichosa ansiedad

Pensaba que se había ido para siempre

Quise evitarla centrándome en la conversación del momento y analizando cada detalle. Pero no se iba

Estaba nerviosa y no podía controlarla

Hasta que me dejé llevar

 

Me quedé mirando a un punto fijo fuera de lo que había a mi alrededor y dejé de luchar contra ella. Y poco a poco se fue expandiendo por todo mi cuerpo

A pesar de estar dentro de una conversación, sólo escuchaba una música en directo que sonaba de fondo

Y cuando estuve totalmente fuera de allí, empecé a llorar

Pero no era de tristeza, estaba saliendo toda esa energía en forma de lágrimas

 

No tuve vergüenza, a pesar de que la gente empezó a preguntarme si estaba bien

Yo sólo sonreía, sintiendo como me liberaba poco a poco

Hasta que mi mente se calmó

No había venido para quedarse, sólo quería fluir a través de mí 

. . .